Usted está en : Portada : Crónica Lunes 7 de febrero de 2005

Descartan desabastecimiento de agua en Pica

El Salar del Huasco, ubicado a 90 kilómetros de Pica, no abastece a la localidad

 

La posibilidad que el oasis de Pica quede sin abastecimiento de agua y desaparezca, como temen vecinos de la comuna, fue descartada por el director regional de Aguas, Orlando Acosta Lancelloti.

El personero aseveró que no hay peligro respecto a la posibilidad que Pica pierda sus afluentes de agua, debido a que el abastecimiento de la comuna es a través de vertientes que abastecen al oasis y que no provienen del Salar del Huasco.

El personero aseveró que el origen de las aguas de Pica son aguas lluvias de la alta cordillera y que se filtran en vertientes que se encuentran al oeste del poblado.

Precisó que estas no tienen relación con las aguas del Salar del Huasco, que es un humedal y cuyo origen son distintos, a 4 mil metros sobre el nivel del mar y en dirección este, y de la cual se está en fase de estudio extraer agua para la gran minería.

Acosta precisó que en la comunidad piqueña existe una legítima preocupación por este tema, "pero se están confundiendo dos situaciones distintas, incluso en los orígenes de los afluentes". Sostuvo que de haber un riesgo, este sólo lo reviste el Salar del Huasco por su ecosistema.

Sostuvo que Pica tiene asegurado su abastecimiento de agua por muchos años e incluso, recalcó el hecho que tanto las aguas que surten a Pica y las del Salar del Huasco son distintas. Según estudios geológicos de la Dirección General de Aguas, las del Salar tienen una antigüedad de 9 mil años, mientras que de las vertientes de Pica sólo 1.200.

"Por tanto son cuencas separadas y esa es una situación que conoce la comunidad piqueña", expresó.

 

SALAR

 

El personero, no obstante, admitió que un tema que debe ser analizado en profundidad es el interés de la minera Doña Inés Collahuasi para extraer aguas del Salar del Huasco, que es un sitio Ramsar y protegido por tratados internacionales suscritos por Chile. Es así que de los 60 kilómetros cuadrados de zona protegida, existen áreas de bofedales que deben ser preservadas.

En este contexto, expresó que la empresa ha presentado peticiones de sondeo para la extracción de agua en los últimos años. La Dirección General de Aguas informó a la empresa que debía someterse a una evaluación de impacto por tratarse de un sitio protegido.

Es así que se espera que en las próximas tres semanas sea entregado un estudio de impacto ambiental a la Corema, donde se evaluará la solicitud de agua y en qué caudal. "Hay que considerar que cualquier particular puede solicitar una cantidad de agua, pero otra distinta es lo que se autorizará extraer", expresó Orlando Acosta.

Asimismo, ejecutivos de la empresa minera han informado de esta materia a los comuneros de Pica, basado en las gestiones ante la Dirección General de Aguas y estudios propios, donde inclñuso se dio a conocer que no se afecta el abastacimiento del oasis.

 
 
Opciones
Volver a la portada Volver a la portada
Enviar este artículo Enviar este artículo
Imprimir sólo texto Imprimir sólo texto