Usted está en : Portada : Crónica Martes 2 de agosto de 2005

Escuela Javiera Carrera funciona en liceo A-7

En el tercer piso del Liceo A-7 está funcionando desde el 18 de julio la Escuela Javiera Carrera Verdugo, tras los daños sufridos por el establecimiento femenino después del terremoto.

Sin duda la Escuela Javiera Carrera Verdugo fue la más afectada por el violento terremoto del pasado 13 de junio.

La antigua estructura ubicada en calle Zegers, que también alberga a la Escuela Domingo Santa María, resultó con serios daños tras el sismo, lo que obligó a los directivos de la Corporación Municipal a trasladar provisoriamente a alumnas y docentes al tercer piso del Liceo A-7, el 18 de julio.

Para la directora de la única escuela municipalizada de mujeres que existe en la ciudad, Magnolia Marabolí, la medida era esperable, por cuanto todas las personas que fueron a visitar el establecimiento decían que era un peligro que las alumnas continuaran ahí, especialmente en el subterráneo. Aún así, asegura que no cuentan con ningún informe de los daños que sufrió la escuela, "pero aparentemente resultó con daños estructurales. Es lo que hemos visto, pero no tenemos ningún informe escrito que diga qué pasó".

Tampoco se les ha informado si las dependencias serán demolidas o reparadas y además desconocen el tiempo que permanecerán funcionando en el Liceo A-7. "Esperamos que sea de aquí a fin de año y no más de eso, porque podemos tener problemas a futuro", sostiene la directora de la Escuela Javiera Carrera.

La directora Magnolia Marrabolí pidió tranquilidad a los apoderados de las alumnas.

 

SEPARADAS

 

Si bien las 680 alumnas y los 29 profesores acuden diariamente al Liceo A-7, la Cormudesi diseñó un sistema para que el establecimiento femenino funcionara con las salas de clases necesarias y en forma totalmente separada del liceo mixto. "Los horarios de recreo son diferidos, las entradas y salidas son independientes y los profesores están todos apoyando este trabajo, porque ellos salen a recreo y cuidan a las alumnas para que no salgan. Es decir, funcionamos en el mismo recinto, pero totalmente aparte de los otros alumnos", sostiene Magnolia Marabolí. En ese sentido, pidió tranquilidad a los apoderados. "Acá nos han recibido bastante bien, partiendo por los profesores y los alumnos, por lo que nosotros estamos realmente impresionados, porque son muy atentos y muy buenas personas. No nos han puesto ningún problema", acotó.

Respecto a una Carta al Director publicada en la edición de ayer de la Estrella de Iquique, en la que una apoderada criticaba la existencia de sólo dos baños para las alumnas, la directora de la Escuela Javiera Carrera Verdugo fue tajante y sostuvo que ello es totalmente falso. "Estamos ocupando dos salas de baño y cada una tiene siete baños, entonces son catorce exclusivos para las niñas y no dos", argumentó.

Asimismo, dijo que la alimentación sigue en forma normal para todas las alumnas que están inscritas y se les entrega "en un comedor bastante amplio".

La directora, finalmente, acotó que se solicitó a las autoridades de Cormudesi que a futuro la Escuela continúe en el mismo recinto de calle Zegers, "pero de no ser así, por último que tengamos un establecimiento donde albergar a nuestras alumnas y que siga el colegio Javiera Carrera como colegio de niñas, que es el único municipalizado de niñas que hay".

 
 
Opciones
Volver a la portada Volver a la portada
Enviar este artículo Enviar este artículo
Imprimir sólo texto Imprimir sólo texto