Usted está en : Portada: Crónica
Viernes 27 de noviembre de 2009
"El futuro de la comuna está en la zona costera"

Existe consenso entre las autoridades de gobierno y, especialmente, de Bienes Nacionales, por proyectar a la ciudad de Iquique hacia el borde costero sur.

Así lo expresa el seremi Rodrigo Jara, quien manifiesta que el único impedimento para iniciar el proceso de expansión es la falta de un instrumento de planificación, es decir, un plano regulador.

El estudio es responsabilidad de la Municipalidad de Iquique, institución que hasta la fecha no ha entregado las directrices del proyecto urbanístico de la comuna, retrasando cualquier iniciativa de Gobierno para implementar programas habitacionales o dedicar terrenos para el desarrollo pesquero, turístico o industrial.

- ¿Hacia dónde debe proyectarse Iquique?

- Nosotros como ministerio de Bienes Nacionales hemos sido los principales defensores de la necesidad de pensar seriamente en la expansión costera de Iquique, inmobiliaria e industrial. Es así que constituimos una mesa de trabajo hace un tiempo atrás. Es evidente que la ciudad y también Alto Hospicio, ya no son capaces de satisfacer la demanda de terrenos para fines habitacionales e industriales. La salida natural es que sea hacia el sector costero sur.

- ¿Pero cuáles son los principales problemas para materializar esta iniciativa?

- El principal es la inexistencia de un instrumento de planificación, no contamos con seccionales, planos reguladores u otros instrumentos más generales que nos permitan tomar las decisiones de una manera ordenada, planificada y lo peor de todo, nos impide tomar ciertas decisiones y administrar para ciertos usos estos terrenos. Por ejemplo, usos habitacionales, para generar grandes proyectos, especialmente para primeras viviendas, que es lo que la gente demanda.

- ¿De cuánta demanda estamos hablando?

- No hay que olvidar que estudios públicos señalan que existe un déficit del orden de las 13 mil viviendas. ¿Dónde construimos esa cantidad? No lo tenemos determinado y no es posible en virtud de los elementos que hoy disponemos para dar solución. Insisto, defendemos la idea de crecer hacia el sur, pero no contamos con instrumentos de planificación. Estamos obligados a esperar al municipio. Si existe una primera solución o luz en el camino es el caso de Playa Blanca, donde los estudios están todos realizados; la modificación del seccional fue aprobada por todas las instancias, y una vez culminado su trámite en la toma de razón de la Contraloría en octubre del año 2008 fue observado y devuelto al municipio. Después de un año, la Municipalidad de Iquique no ha sido capaz de resolver las observaciones y todavía no contamos con un instrumento para esas áreas. Confiamos que en el más breve plazo la municipalidad, único ente competente encargado de trabajar en esta materia, pueda resolver en el breve plazo. Pensamos que el 2010 trabajemos en un sector con proyectos habitacionales en Playa Blanca, en una cantidad de hectáreas no menor para resolver un porcentaje de la demanda. A futuro esperamos que con los recursos aprobados por el gobierno regional para efectuar los estudios, el municipio pueda lograr habilitar otros sectores, como Lobito y Los Verdes, que deberían ser las grandes zonas de expansión de la ciudad, principalmente abocadas a primera vivienda.

-¿Será una política habitacional integrada?

- Tenemos una urgencia y por tanto una prioridad, satisfacer la primera vivienda. Estamos todos los servicios públicos comprometidos. La política habitacional del Gobierno es realizar barrios integrados, es decir, los cuales se relacionen viviendas de menor valor económico, en gran parte con subsidios habitacionales, con otras de mayor valor económico con subsidios particulares o edificados por inmobiliarias. No podemos generar bolsones de pobreza o barrios marginados. También debe estar incorporado el equipamiento, colegios, supermercados, y si es posible, fuentes de ingreso como industrias y eso requiere un instrumento de planificación.

- ¿Y cuáles son los plazos para intervenir esas zonas?

- Creemos que 3 a 4 años, pero depende de la municipalidad. Cuentan con todos los recursos para efectuar los estudios. A futuro, Lobito y Los Verdes podrían constituirse en una nueva ciudad, pues tienen una superficie óptima de terreno, para proyectarse en los próximos 30 o 40 años. Estamos trabajando coordinadamente con diferentes sectores públicos. Por ejemplo, la concesión de la carretera contempla dentro de su diseño los proyectos que existen para esos sectores, como Tres Islas, Playa Blanca y Lobito y Los Verdes y ha sido solicitado explícitamente por nuestro ministerio a Obras Públicas.

- ¿Y qué sucede para la segunda vivienda?

- Estos sectores podrían incluir esa necesidad, pero no son la prioridad. Generalmente, la segunda vivienda está concebida a estar más cerca del borde costero. Al no contar con instrumentos de planificación, nos afecta para tomar decisiones que nos oriente o determine el plano turístico. En el caso industrial, queremos reservar el sector de Patache y Patillos por un tema de uso, pero eso no está identificado en un instrumento de planificación. ¿Qué zonas dedicaremos a fines pesqueros o turísticos? Eso aún no está definido. El gobierno regional está abocado a un estudio de zonificación del borde costero, que orienta ciertas zonas, por ejemplo, si Chanavayita será turístico, y concentrar ahí proyectos hoteleros, de cabañas, turismo social u otros para la pesca artesanal. Eso hoy no lo tenemos.

- Pero ya existen sectores en el borde costero donde ya se desarrollan proyectos habitacionales de segunda vivienda.

- Hay que distinguir dos ámbitos de competencia. En la subsecretaria de Marina, que a través de las concesiones marítimas administra terrenos en el borde marítimo, donde muchas de las construcciones que podemos ver hoy pertenecen a esta categoría. Los que están fuera del límite son parte del ministerio de Bienes Nacionales. La cantidad de superficie para viviendas de territorio fiscal en el borde costero es mínima, puntualmente y para determinados fines. Los mayores sectores con fines habitacionales en el borde costero son concesiones marítimas y no tenemos ninguna injerencia en ellos.

César García Krause