Usted está en : Portada:
Martes 8 de febrero de 2011
Comienza reconstrucción de la Santa María

La Escuela Santa María será un liceo de excelencia que estará listo en febrero de 2012. La obra tendrá 8.280 metros cuadrados en tres pisos y una inversión de $2.738 millones de pesos aportados por el Gobierno Regional (55%) y el Ministerio de Educación (45%). De esta forma, se pone término a una comedia de equivocaciones que comenzaron después del terremoto de junio de 2005 y que durante todos estos años tuvo al recinto en el limbo y a sus alumnos deambulando por distintos establecimientos.

 

El ex alumno, Iván Cardemil, recorrió su escuela durante un acto de despedida y "fue como retroceder rápidamente en la máquina del tiempo y sentirnos niños, recordando algunos pasajes hermosos e inolvidables: las revistas de gimnasia, las exposiciones anuales que presentábamos en este mismo lugar, las veladas de aniversario el 24 de agosto, día del colegio". Lo mismo sintió el fotógrafo Arturo Morales, quien en medio de su trabajo para captar imágenes del adiós se remontó en el tiempo e incluso se sorprendió al conocer un lugar vedado para los alumnos en su época: la azotea. Y es que a ese lugar se accedía por una escalera recuperada del primer colegio, la cual quedó incrustada en el cemento como un recuerdo del cual pocos conocían su existencia.

 

escuela de 1883

 

En efecto, la escuela que será demolida hoy no es la "famosa", no es la de la Matanza Obrera de diciembre de 1907. La original data de 1883 y se quemó en 1928. Dos años después, y para ocupar mano de obra por la crisis económica, se construyó entre 1930 y 1934, para ser inaugurada en 1936. Esa, la de cemento estilo postmoderno, es la que comienzan a destruir, aunque por partes puesto que se desean recuperar algunas cosas por respeto a la historia y también por ahorro.

 

Así lo explica el seremi de Obras Públicas, Robinson Rivera, quien señala que además de la escalera de pino oregón, también se tratarán de mantener los accesos o frontis siempre y cuando se pueda técnicamente, junto a las cerchas de acero del gimnasio y todo lo que es aluminio de ventanales y puertas.

 

Si bien todos conocen al colegio como Santa María, lo cierto es que el recinto se divide entre la escuela Santa María para Hombres y la Javiera Carrera para Niñas, cada una con capacidad para 600 menores.

 

En el recinto a demoler y en el que se construye no existe ninguna alusión a la matanza obrera de 1907 y el mito sólo se alimenta por historias de fantasmas que caminaban entre los pasillos, otro que tocaba un piano o figuras que se apreciaban por techos y subterráneos. De la matanza sólo hay un monolito en las afueras y que fue levantada en la década del 50.

 

excelencia

 

La futura escuela Santa María considera una matrícula total de 600 mujeres en la Javiera Carrera y 600 en la Santa María. Los docentes serán seleccionados mediante concursos porque serán colegios de excelencia y tendrán incentivos diferenciados por gestión. Durante el 2011 todos los alumnos serán albergados en el Liceo A-11 y se realizará una campaña de matrículas, puesto que tras el terremoto de 2005 los niños y niñas deambularon por diversos recintos y muchos se aburrieron y cambiaron a otros establecimientos.

 

promesas

 

Hay que recordar que el 13 de junio de 2005 el terremoto dañó la estructura e incluso bajo el gobierno del ex Presidente Ricardo Lagos se comprometieron $3.700 millones de pesos para su reconstrucción, de los cuales $2.500 serían entregados por el Ministerio de Educación y los 1.200 millones por el Fondo Nacional de Desarrollo Regional. Sin embargo, nada pasó e incluso la ex ministra Yasna Provoste prometió inauguración y se pensaba que el 2007 la ex Presidenta Michelle Bachelet inauguraría el nuevo recinto para el centenario de la matanza.

 

Lo que pasó es que primero el municipio desarrolló un proyecto muy caro, luego lo modificó y hubo graves errores en el diseño, por lo cual se traspasó la responsabilidad al Departamento de Arquitectura del Mop, el cual ordenó más de 400 modificaciones al proyecto municipal puesto que el diseño había olvidado poner puertas en los baños y ventanas en las salas.

 

En el intertanto, el Departamento de Arquitectura de la Universidad Arturo Prat (Unap) presentó un estudio donde aseguraba que no era necesario demoler y así pasó el tiempo. Por fin el 2009 se licitó la construcción, pero el Mop seleccionó la opción más cara y era necesario un suplemento, lo cual no fue aceptado por los consejeros del Gobierno Regional hasta que llegó el cambio de gobierno, donde hubo una disminución en los fondos comprometidos desde Educación por el terremoto del sur. Tal situación remeció a nivel local y se reactivó en forma express el proyecto, donde la municipalidad afinó finalmente el diseño y el Mop logró licitar exitosamente por $2.738 millones a la empresa PSI.