Usted está en : Portada:
Viernes 25 de marzo de 2011
Denuncian errores en proyecto de la Santa María

Constructora que ganó licitación se encontró con subsuelo lleno de conchuelas y agua. COMENTE ESTA NOTICIA.

Desde el 2005 que el futuro de la Santa María ha sido una comedia de equivocaciones. Tras el terremoto del 13 de junio hubo una serie de proyectos fallidos y estudios nunca concretados. Eso, hasta el año pasado, cuando por fin se logró licitar aunque por $2.700 millones de pesos y no por los $3.700 anunciados inicialmente. Hasta ahí la historia era miel sobre hojuelas e incluso todos se despidieron del recinto y las autoridades visitaron el inicio de la demolición. Sin embargo, la obra se encontró con problemas en el subsuelo y el terreno está lleno de napas de agua dulce y conchuela.

Tal situación hace peligrar la obra y la empresa constructora no está dispuesta a seguir trabajando, puesto que arriesgaría el edificio y la seguridad de los niños que asistan a la escuela de excelencia.

El representante legal de la Sociedad Proyectos y Servicios de Ingeniería (PSI) que ganó la licitación, ingeniero civil Jaime Sáez Zárate, señaló que los estudios geotécnicos de la licitación entregaron parámetros sobre los cuales se diseñó estructuralmente el edificio. Estos datos indicaban que a los 1,20 metros había roca, "sin embargo, después de demoler y comenzar a excavar nos encontramos con que no existe el suelo tal cual como se indica, incluso hasta los 6 metros de profundidad, lo que modifica en lo sustancial la licitación realizada por basarse en errores".

El profesional agrega que tal hecho lo informó el 3 de marzo al Ministerio de Obras Públicas y hasta la fecha no recibe una respuesta oficial y sólo han sostenido reuniones. Y es más, le solicitaron mantener en reserva la situación, "pero decidimos actuar con transparencia y hacerlo público, porque si no se cambia el diseño, no nos arriesgaremos a construir algo que se caerá".

El problema se gatilla porque la licitación indica que el subsuelo es un manto rocoso de buena calidad. Sin embargo, pasan y pasan los metros y lo único que encuentran es agua y conchuela, lo cual no sirve para levantar el proyecto planificado actualmente.

 

RESPUESTA DEL MOP

 

La obra es financiada con recursos del FNDR y el Ministerio de Educación. Por ser una escuela municipal, el proyecto fue ejecutado por el Municipio. Sin embargo, tras una serie de problemas, se solicitó a la dirección de Arquitectura y al Mop supervigilar la obra y hacerse cargo de dar los vistos buenos para la liberación de dinero.

Al respecto, el seremi de Obras Públicas, Robinson Rivera, explicó que están a la espera de nuevas calicatas (excavaciones) que informarán sobre las características del suelo y se excusó de entregar mayores opiniones o escenarios futuros hasta no tener en su poder los resultados técnicos. Sin perjuicio de ello, aseveró que "las bases son claras al señalar lo que es la altura variable. No hay un tema tan sesgado frente a una altura de la roca, pero hoy no creo que sería lo más adecuado opinar sin tener la información completa".

 

HISTORIA

 

Según los antecedentes recopilados por el ingeniero Sáez, el 2007 la municipalidad con maquinaria propia hizo 5 calicatas de cuatro metros de profundidad cada una y contrataron al ingeniero Antonio Carrasco para el estudio de la mecánica de suelos. Tras ello, tomaron "testigos" o pedazos de roca que se analizaron en el laboratorio Liemun de la Universidad Católica del Norte, donde se estableció que se trata de un Suelo Tipo I según la norma NCH 433 de 1996 y que puede resistir 6 kilos por centímetro cuadrado.

Con esos datos se licitó y se hicieron los diseños en base a un manto rocoso ubicado a los 1,20 metros de profundidad. Pero al comenzar las excavaciones, los profesionales de PSI se dieron cuenta que las rocas que coinciden con las calicatas son asiladas y el subsuelo es de conchuela y tiene napas de agua dulce. Incluso al llegar a los 2,90 metros (que es el sello de fundación) el suelo se mantiene inestable y han probado hasta los 5 y 6 metros y todavía no encuentran roca.

El mismo ingeniero Carrasco que hizo el diseño para la municipalidad visitó la obra el 3 de marzo y dejó constancia en el libro de faena que "en el proyecto no se encuentra el tipo de suelo señalado en el informe de mecánica de suelo", por lo cual propone un nuevo estudio y actualizar el diseño de acuerdo a la norma vigente.

Esto último es muy importante y dice relación con que las calicatas se hicieron el 2007 y la obra se licitó el 2010, pero con normas de 1996 porque la NHC 433 (norma de diseño sísmico de edificios) fue actualizada y su publicación oficial se hizo recién en febrero pasado.

 

INVERSIONES

 

La empresa PSI se adjudicó la obra por 2.700 millones de pesos y ya demolió gran parte del edificio, además compró 350 mil kilos de fierro y tienen suscritos contratos por hormigón, moldaje y movimiento de tierra.

El ingeniero Jaime Sáez asegura que se negará a seguir las obras si no cambia el diseño y judicializará el tema, puesto que "no estoy dispuesto a arriesgar calidad y seguridad. El colegio es emblemático para Iquique y albergará a niños, por lo tanto, la obra debe ser buena y sobre el suelo que hay no se puede construir el actual diseño. Los datos técnicos son los que valen y la ingeniería hay que hacerla de nuevo".

 

Narciso Donoso G.