Usted está en : Portada: Opinión
Jueves 2 de junio de 2011
Vida y aporte de Marie Curie

Drama, ascetismo, excelencia y romanticismo, representan cuatro de los innumerables sentimientos que marcaron la vida de Marie Sklodowska, más conocida por todos como Marie Curie.

La importancia de Marie Curie para la Ciencia está ligada a sus aportaciones al estudio de los fenómenos radiactivos (rayos X), un dominio de la física especialmente llamativo.

Marie consiguió ampliar sustancialmente el significado y relevancia del hallazgo llevado a cabo por Henri Becquerel en 1986 (radiactividad), con el descubrimiento de la radiactividad del Torio (Th, número atómico: 90) y el descubrimiento caracterización de dos nuevos elementos químicos, el Polonio, en 1898, (Po, número atómico: 84) y el Radio, en 1898, (Ra, número atómico: 88).

Marie Sklodowska nació en Varsovia el 7 de noviembre de 1867. Su padre, Wladyslaw Sklodowski, era profesor de matemáticas y de física en un liceo de Varsovia, mientras que su madre, Bronislawa, dirigía una escuela de niñas.

Fue la última de cinco hijos, el único hermano, Jozef, eligió la carrera de medicina al igual que una de sus hermanas, Bronia. La mayor de sus hermanas, Zofia, murió a los 14 años de tifus y su tercera hermana, Helena, fue profesora.

A los 19 años, Marie Curie, perdió a su madre, siendo la primera gran pena de su vida y sumiéndose en una depresión.

La Polonia en la que creció Marie estaba sometida a Rusia. Pero los polacos no aceptaban semejante situación con indiferencia. La futura científica no fue ajena a aquella atmósfera nacionalista, que buscaba cualquier posible mecanismo de resistencia para mantener la autoafirmación nacional.

Así participó en actividades clandestinas de movimientos nacionalistas universitarios, un comportamiento que tenía precedentes en su familia, al su abuelo Josef tomar en 1830, las armas contra Nicolás I, zar de Rusia y rey de Polonia.

Fue una patriota polaca, ejemplo de esto es que en 1898 al descubrir un nuevo elemento químico, no dudó en bautizarlo como Polonio.

Marie finalizó sus estudios de bachillerato a los 15 años, siendo siempre la primera de su clase. Su primer trabajo fue como institutriz.

Debido a su mala situación económica, Marie abandonaba la esperanza de cursar estudios superiores, pero supo que unas mujeres lograron seguir ciertos cursos en post grado en países extranjeros.

Quería estudiar Matemáticas y Física en París, por lo que en 1891, con veintitrés años, tomó un tren en la estación de Viena, Varsovia, con destino a la Gare du Nord de París, incorporándose a la Facultad de Ciencias de Soborna, siendo una de las pocas mujeres entre miles de hombres.

Ahí, en 1893, fue una de las dos mujeres que obtuvo su licencia en Ciencias y al otro año logró junto a otras cinco, su licencia en Matemáticas.

En 1895, Marie Sklodowska se casa con el físico Pierre Curie, teniendo a dos hijas como fueron Irene, quien también obtuvo el Premio Nobel pero de Física y Eve, concertista y periodista.

Producto del trabajo con Pierre Curie alcanzan en 1903 el Premio Nobel de Física por sus aportes sobre los fenómenos de radiación descubiertos.

La química experimenta en 1906, la segunda gran perdida de su vida, al morir su esposo Pierre, a los 47 años, atropellado por un camión, mientras se dirigía a la academia de ciencias.

En 1911, Marie Curie obtuvo el Nobel de Química, por el descubrimiento de los elementos radio y polonio, entre otros aportes. Los efectos patológicos del manejo de sustancias radioactivas se hicieron patentes en Marie Curie, quien padeció los efectos de sus investigaciones. Entre 1923 y 1930 sufrió cuatro operaciones de cataratas. En 1932 se agudizaron las lesiones de sus manos, falleciendo en 1934, de anemia perniciosa, resultado de exponerse por tanto tiempo a radiaciones.

La lucha de género fue una constante en su vida, ejemplo de esto es que al morir su marido, Marie heredó su cátedra de Física, convirtiéndola en la primera mujer que ocupaba esta cargo universitario en Francia.