Invite I Región

Agosto 2003

Los dinosaurios caminaron por Pica

Las autoridades y los expertos desean consolidar a Chacarilla como un lugar de importancia mundial para el estudio de los dinosaurios.%

Las autoridades y los expertos desean consolidar a Chacarilla como un lugar de importancia mundial para el estudio de los dinosaurios.

 

 

Hace cien millones de años el Norte Grande era un amplio territorio selvático, con grandes y sinuosos ríos que desembocaban en un mar cercano. En esa época los continentes aún estaban en proceso de formación. Sudamérica estaba unido a Africa y los dinosaurios dominaban este territorio.

 

Era común que estos animales caminaran junto a los cauces de agua y dejaran sus pisadas marcadas en el barro. De esta manera fue posible que ahora, en el siglo XXI, los humanos encontraran las huellas fosilizadas de estos animales extintos hace 65 millones de años.

 

A sólo 40 kilómetros al sureste de Pica es posible encontrar estas marcas en los cerros que conforman la Quebrada de Chacarilla. Al menos existen cinco sitios reconocidos en estos momentos y cada uno de ellos cuentan con pisadas de al menos siete especies distintas. Algunas de estas marcas tienen una dimensión de 75 centímetros de largo y corresponderían a un animal que se sostuvo en cuatro patas y que sería de mayor tamaño al Giganotosaurio Carolinii, descubierto hace pocos años en en la Patagonia argentina y que es considerado como uno de los dinosaurios más grandes del mundo, incluso de mayores dimensiones que el conocido Tiranosurio Rex.

 

DESCUBRIMIENTO

 

Las huellas de Chacarilla fueron descubiertas a fines de los años 50 durante prospecciones de petroleo que desarrolló la Enap. Los geólogos norteamericanos Dingman y Galli visitaron el sitio en 1962 y realizaron un primer catastro. Con esta información un paleontólogo de la Universidad de Yale en Estados Unidos identificó, a través de fotografías, que las pisadas correspondían a tres grandes grupos de dinosaurios: Saurópodos, Terópodos y Estegosaurios.

 

Transcurrieron 37 años sin que hubiera estudios acabados. El sitio permaneció semioculto con escasa presencia de visitantes hasta que durante el verano de 1999 un grupo de especialistas integrado por el geólogo Nicolás Blanco y los biólogos David Rubilar y Karen Moreno estuvieron dos semanas en terreno para medir y clasificar las decenas de pisadas o de icnitas como los científicos denominan a las huellas fosilizadas.

 

Esos estudios fueron financiados por el Servicio de Geología y Minería, Sernageomín, y la Jurassic Foundation, que es un fondo mundial que apoya investigaciones científicas y que se financia con las ganancias que genera las mercaderías asociadas a la película Jurassic Park.

 

Fue entonces que descubrieron siete variedades de dinosaurios, reconocieron las huellas gigantes y declararon que Chacarilla era un sitio con alto valor científico.

 

El estudio continuó en manos de Karen Moreno que actualmente desarrolla su doctorado en paleontología sobre este tema. Ella se encuentra en Inglaterra y desde allá ha desarrollado su trabajo de difusión y protección de Chacarilla.

 

El arqueólogo Luis Briones, quien está asesorando a la Municipalidad de Pica para la conservación de estos sitios, indica que Chacarilla tiene un gran valor científico debido a la variedad de especies que se encuentran. "Existen otros lugares en el mundo, pero ninguno con estas características".

 

Otro punto importante, a su juicio, es que los científicos están valorizando la existencias de las icnitas ya que de ellas es posible obtener otro tipo de información que no entregan los huesos fosilizados. Por ejemplo, de las huellas es posible determinar el tamaño de los animales, la rapidez con que se desplazaban y cuál era su comportamiento.

 

En Chacarilla hay pisadas de varios animales que caminaban juntos y a una misma velocidad. Esto refirmaría la teoría que los dinosaurios tenían comportamiento social y avanzaban en manadas.

 

De las huellas también es posible establecer estudios comparativos que determinen la propagación de la distintas especies por el planeta y eventualmente saber porqué se extinguieron.

 

PROTECCION

 

El mejor horario para admirar las huellas es entre el mediodía y las tres de tarde debido a que las sombras marcan la profundidad y siluetas de las pisadas.

 

A primera vista las pisadas en la Quebrada de Chacarilla distan mucho de la ubicación que tuvieron hace cien millones de años, cuando un río atravesada esta zona que poseía una variada flora y fauna.

 

Hoy Chacarilla está emplazada en pleno desierto. En lo profundo de la quebrada existe un pequeño cauce de agua que aparece durante el invierno, especialmente después de las primeras nevadas en la Cordillera de los Andes. Las huellas están ubicadas en cinco puntos, todas ellas dispuestas en los murallones de los cerros. Cien millones de años atrás esos cerros no existían, tampoco la Cordillera de Los Andes. En su lugar había una gran extensión de bosques y ciénagas donde los animales seguían del curso de un gran río que existió donde ahora está Chacarilla.

 

Miles de años después, los cambios climáticos y geológicos transformaron ese territorio, levantaron las extensiones de tierra y transformaron lo que era el lecho de un río en los murallones de una gran quebrada.

 

Las marcas quedaron impresas en el barro y con el pasar de las centurias, esas marcas quedaron ocultas por sucesivas capas de lodo y tierras. Los actuales estudios determinan que cada capa tiene un espesor de 15 a 20 centímetros. Se supone que más abajo es posible encontrar otras huellas e incluso fósiles. Lo que ahora es posible ver en Chacarilla es producto de la erosión y los movimientos de tierra que fueron descascarando las capas hasta dejar al aire libre las icnitas.

 

Al recorrer el lugar es posible ver la fragilidad de estas marcas. Uno de los coordinadores del proyecto Valle de los Dinosaurios de la Municipalidad de Pica, Pablo Coñarte, explica que existen al menos tres robos de huellas en diferentes puntos de la quebrada.

 

Ante esta situación, reconoce que es necesario implementar un plan de protección para este sitio. A juicio de los entendidos el problema del robo y deterioro de las marcas irá en aumento a medida que Chacarilla sea conocido a través de los medios de comunicación y el interés de la comunidad internacional crezca para conocer este sitio.

 

Para la arqueóloga y secretaria ejecutiva del Consejo de Monumentos Nacionales de la provincia de Iquique, Cora Moragas, la promoción del sitio tiene que ir acompañada de medidas de seguridad, instalación de señalética y políticas de gobierno clara para la recuperación, conservación y promoción de Chacarilla.

 

Aunque por ley los sitios arqueológicos están protegidos, a su juicio es necesario que Chacarillas sea nombrado Patrimonio Paleontológico Nacional y con ello el compromiso de las autoridades para proteger el lugar.

 

Esta semana el director nacional de Sernatur, Oscar Santelices, el intendente Patricio Zapata y el alcalde de Pica, Iván Infante enviaron una carta el presidente del Consejo de Monumentos Nacionales, ministro Sergio Bitar, para que la Quebrada de Charilla reciba el mismo reconocimiento que en 1967 obtuvieron las huellas de dinosaurios ubicadas en las cercanías de las Termas del Flaco en la Sexta Región.

 

Esta solicitud se complementa con las gestiones que ha desarrollado el diputado Ramón Pérez Opazo para declarar la Quebrada de Chacarillas como Santuario de la Naturaleza. Este trámite aún está en la Cámara Baja.

 

PROYECTO

 

La Municipalidad de Pica tiene un extenso proyecto para difundir Chacarilla como un centro paleontológico de nivel mundial. El alcalde Iván Infante asegura que la primera etapa es desarrollar una sala multimedia en el museo local donde se podrán apreciar reproducciones de las huellas, revisar información a través de computadores. También pretenden la construcción de dos replicas de dinosaurios de tamaño real que se instalarían en la entrada de Pica. Todo esto tiene un costo de 25 millones de pesos. Ellos están buscando financiamiento para llevar adelante esta iniciativa. La idea es que el gobierno aporte con la iniciativa. Sin embargo, consideran que parte importante de las ideas de promoción de Chacarilla como centro de la paleontología debe estar asociadas a empresas internacionales.

 

Al mismo tiempo están buscando una nueva ruta de acceso. El coordinador del proyecto, Pablo Coñarte, afirma que tienen una nueva vía que sólo demoraría poco más de una hora llegar al lugar. El trayecto sería a campo traviesa y sin grandes desniveles que recorrer. La ruta aún no está completamente planificada, aún falta unos diez kilómetros para revisar y determinar la dirección a seguir.

 

 

Percy Avendaño G.

pcavendano@msn.com

 

Volver

 

I Región