Usted está en : Portada : Reportajes Domingo 17 de abril de 2005

La relación afectiva de Pinochet con Iquique

La prensa de la época registra imagenes de actividades públicas para saludar al ex mandatario.

 

El 5 de octubre de 1988, cuando el reloj se acercaba a marcar la medianoche, el entonces Presidente de la República, general Augusto Pinochet se acercó a la oficina del subsecretario del Interior, Alberto Cardemil, para preguntar el resultado del Plebiscito que se tenía hasta ese entonces.

Tras enterarse que el No estaba liderando los resultados, el ex mandatario inmediatamente preguntó ¿y en Iquique cómo vamos?

Y es que para el general (r) la capital de la Primera Región no era igual que el resto de las comunas y provincias.

La ciudad, distante a más de mil 800 kilómetros de Santiago, generaba en la autoridad un sentimiento especial que era notado por todos (no sólo los adherentes) y por esa razón se preparaban actividades especiales cuando visitaba la ciudad, con grandes comitivas escolares que asistían a dar la bienvenida o los trabajadores del sector público que estaban autorizados para concurrir a actos especiales.

De ahí la sorpresa histórica de saber que el No superó al Sí en el Plebiscito de 1988, de ahí la molestia de quienes se denominan amigos y simpatizantes del ex Presidente de la República, al conocer que un 52 por ciento del No superaba al 44% del Si, cifras que aún siguen dando vuelta en la cabeza de quienes respaldaban el gobierno militar.

 

A casi 17 años de esa consulta popular, aún se preguntan qué fue lo que pasó, qué llevó a la ciudadanía a no respaldar a quien en más de una oportunidad había manifestado su especial cariño por Iquique.

El objetivo de este reportaje no es revivir el pasado ni abrir aún más las heridas que no cierran, sino reconstruir la relación que tuvo Pinochet con Iquique y el norte, tratar de buscar respuestas de por qué manifestó ese favoritismo con una zona apartada del centro del país, reconocida como cuna histórica de movimientos sindicales y de defensa de derechos de los trabajadores. Por qué un general que luego fue Presidente de la República durante 17 años aún pregunta por esta ciudad, quien en más de una oportunidad ha manifestado su anhelo de vivir la vejez en la capital regional, ¿quiénes son los que mantienen lazos afectivos con él?, ¿existirá comunicación entre quienes se manifestaron defensores y seguidores de él durante su mandato, se mantendrán informados al respecto de lo que sucede con la salud y procesos legales en los que está involucrado?

Quizás sea ésta última consulta la que no permitió conocer de primera fuente algunos testimonios de quienes compartieron de cerca con el ex mandatario; los procesos legales que se mantienen por los casos de Derechos Humanos y la investigación que lleva el juez Sergio Muñoz para determinar el origen de las millonarias cuentas secretas que mantenía en el Banco Riggs y que incluso le llevó a solicitar el desafuero del general (r) por delitos tributarios, motivaron a más de alguien mantenerse en silencio y así no generar resquemores en la ciudadanía.

A la falta de testimonios se suma la desaparición de imágenes en las que quedaba retratada ya sea la amistad o la presencia de Pinochet en Iquique.

 

VINCULOS

 

El vínculo con la ciudad se mantiene vigente, ya sea por la Fundación Pinochet o la Corporación Amigos del Ejército, o por los amigos, muchos de ellos desconocidos para la ciudadanía, que se las arreglan para estar siempre al tanto respecto a lo que sucede con el general (r).

Llamadas telefónicas, encomiendas de frutos de la zona, visitas de amigos en común, son algunas de las comunicaciones que se mantienen presentes.

A su vez el ex mandatario sabe de lo que sucede en la comuna, de enfermedades de algunos de sus amigos y los problemas que afectan a Iquique.

Es más, exige en su casa que sólo se consuma limones de Pica, así como también las naranjas y mangos, para ello la red de amigos se encarga de abastecerle de dichos productos.

 

FAVORITISMO

 

No fue posible definir el factor por el cual Pinochet siente un cariño especial por Iquique. Amigos y compadres aseguran que ya sea por la historia que tiene el suelo del norte, los combates y batallas que acá se libraron siempre lo llevaron a leer más respecto a la zona extrema del país.

A ello se suma las diferentes etapas en las que estuvo en la ciudad, ya sea soltero, recién casado o como autoridad nacional, los lazos que ahí generó han permanecido en el tiempo, algunos ligados con el Ejército, otros con actividades sociales, también están los seguidores de sus políticas y quienes sólo prefieren decir que es una “amistad”.

La propuesta de estas páginas no es hablar del régimen militar, de las autoridades de esa época, ni de lo sucedido antes, durante y después del gobierno militar, sino más conocer los lazos afectivos que mantienen algunos iquiqueños e iquiqueñas con Pinochet, así como también el origen de ello y de lo que sucede hoy.

 
 
Opciones
Volver a la portada Volver a la portada
Enviar este artículo Enviar este artículo
Imprimir sólo texto Imprimir sólo texto