Usted está en : Portada: Crónica
Martes 30 de junio de 2009
Lo acusaron de violación y era inocente

Catorce meses en prisión preventiva alcanzó a estar Alex Palape Ticona, antes que la justicia fallara a su favor y lo absolviera de un delito de violación en contra de su propia hija, una lactante de un año y 8 meses.

Estuvo más de un año encerrado, sabiendo que era inocente, y con el temor de ser condenado a cadena perpetua como solicitaba en primera instancia la fiscalía.

Para bien de la justicia, las pruebas de la investigación del Ministerio Público, a cargo del fiscal Enrique Rodríguez, fueron insuficientes para acreditar su participación en los hechos, ocurridos el 12 de abril del año pasado, por lo cual debió ser absuelto por los jueces del tribunal oral.

MONTAJE

Su defensa, a cargo de Osvaldo Flores, aseguró que "el caso no quedará así porque hubo faltas graves en los procedimientos, tanto de la policía como del Ministerio Público".

Señaló que están estudiando la posibilidad de presentar una demanda civil en contra de la PDI por daños y perjuicios y también en contra de la fiscalía "por sumarse al montaje y no aceptar las pruebas a favor de Palape".

Insiste en que la Brigada que lo detuvo "mintió cuando informó que el detenido estaba confeso. Durante el juicio ninguno de los policías se acordó del tenor de la confesión, y sólo respondían no me acuerdo", dijo Flores.

ERROR

El caso quedó al descubierto cuando las docentes de un jardín denunciaron en el hospital un presunto ataque sexual.

Las educadoras vieron que la menor mantenía inflamada su zona genital y se alarmaron. Llevaron a la pequeña al Hospital y se diagnóstico en forma errada que era un abuso. Luego de ello, el doctor Pedro Iriondo, del Servicio Médico Legal, fue el encargado de realizar el peritaje y estableció que la dolencia correspondía a una infección producto del pañal y la mala higiene en la zona afectada.