Año XXXV - Nro. 12.676 - Domingo 18 de noviembre de 2001

Demandan al actor Francisco Reyes

El protagonista de "Pampa Ilusión" y "Romané" no cree lo que le pasa en la vida real.

Una demanda civil por daño emergente, lucro cesante y perjuicio moral mantiene en una incómoda posición al actor y galán de telenovelas Francisco Reyes, quien fue acusado de desconocer un acuerdo para poner en funcionamiento un restaurante de comida típica chilena en Peñalolén.

Las partes tuvieron que concurrir al tribunal para concluir la etapa probatoria, para lo cual se acompañaron de testigos.

 

DISPUTA

La disputa legal, que ingresó al Quinto Juzgado Civil de Santiago el 17 de enero de este año, tiene sus raíces en febrero del 2000, fecha en la que supuestamente Reyes habría decidido ponerle freno a la iniciativa, debido al costo monetario que estaba significando su materialización y a que su socia, Gloria Muñoz, no contaría con la experiencia necesaria para echar a andar el negocio.

Así lo explicó la abogada Linda Troncoso (representante de Muñoz), quien precisó que su clienta conoció a Reyes en 1997, cuando éste frecuentaba la amasandería que ella dirigía en Peñalolén e, incluso, eran vecinos en la Comunidad Ecológica de la misma comuna.

"En septiembre de 1998 Gloria Muñoz se asoció con Francisco Reyes para instalar un local que en un principio iba a ser una amansadería, pero luego crearon la idea de que fuera un restaurante, como lo ha dicho el señor Reyes, un ranchito chileno en el que se iba a vender comida típica, entre ellas empanadas, que es el fuerte de mi clienta", dijo el profesional.

 

DOS AÑOS

Después de casi dos años en el que Reyes y Muñoz arrendaron un lugar para montar el restaurante, realizaron todos los trámites relacionados con patentes municipales y permisos e inciaron obras de construcción, el actor habría decidido "unilateralmente dar por terminado el acuerdo a pretexto de que la inversión alcanzaba mucho dinero y que no eran expertos en el rubro, por lo que había que entregarle el trabajo a otra persona".

Troncoso afirmó que con esta actitud Reyes apartó a su clienta de un proyecto que él mismo le propuso, trabajo que le significó tiempo y dinero perdido. "Ella quiere que se reconozca legalmente la existencia del contrato, porque este acuerdo nunca se formalizó, pero tenemos antecedentes que pueden darle al juez indicios de la existencia del contrato".

Como reparación monetaria, la defensa de Gloria Muñoz exige el pago de una indemnización de 30 millones de pesos "o más", cifra que deberá ser determinada por el tribunal una vez que se dicte sentencia.

 

REEMPLAZANTE

La señora de Francisco Reyes, Carmen Romero, fue quien acudió al juzgado acompañada de su abogado Cristián de la Barra y del actor Felipe Castro, quienes declinaron referirse al caso.

El demandado -Francisco Reyes- no pudo asistir, debido a que se encuentra fuera del país cumpliendo tareas afines con su actividad profesional, se supo en fuentes judiciales y del rubro en que él desempeña.

 


Luis Uribe 452, Iquique, Chile
Teléfonos: (56 57) 399311 - 399313